Abramos las Escuelas
El principal desafío de hoy, es combatir el miedo
Por estos días vemos que en algunas escuelas comienzan a circular cartas de docentes manifestándose en contra de volver a la escuela. Nos parece enriquecedor compartir en este espacio algunos de los motivos que esgrimen y ponerlos en debate.

Por estos días vemos que en algunas escuelas comienzan a circular cartas de docentes manifestándose en contra de volver a la escuela.
Nos parece enriquecedor compartir en este espacio algunos de los motivos que esgrimen y ponerlos en debate, empecemos:

“Lxs docentes autoconvocadxs (…), en vista de todo lo conocido con respecto a la pandemia que nos azota y la falta de seguridad sanitaria hacia alumnxs y todo el personal docente y no docente, sostenemos que hasta tanto no estén dadas las condiciones sanitarias no volveremos a las escuelas.”

Respecto de las “condiciones de seguridad sanitarias”, el Gobierno de la Ciudad estableció un protocolo (que dejamos a disposición en esta publicación) que contiene diversas medidas concernientes a reducir riesgos de contagio de COVID-19 en la escuela. Quizás esas medidas puedan ser discutibles, quizás alguna de ellas pueda ser mejorada; pero lo que no resulta racional es rechazar la vuelta condicionando la misma a un hecho absolutamente incierto. Los casos en CABA vienen bajando desde septiembre, ya comenzaron a reabrir varias actividades como shoppings, cubes, comercios ¿Acaso la escuela con un protocolo de prevención es un lugar más peligroso que cualquiera de estos? No pareciera razonable, ¿no?

“la vuelta a la presencialidad es improvisada e irresponsable”

La vuelta a la presencialidad fue discutida en el Consejo Federal de Educación (CFE), que está conformado por todos los ministros de educación de las provincias y de CABA en un gran acuerdo federal ¿No es más irresponsable oponerse a volver sin fundamentos, sabiendo el daño inmenso que produce cerrar las escuelas?

“Nosotrxs más que nadie sabemos que el encuentro es irremplazable a la hora de construir el conocimiento. También entendemos perfectamente las necesidades que tienen lxs estudiantes de verse y de las familias en cuanto a lo que viene costando la organización cotidiana sin escuela. Pero lamentablemente, siguen sin estar garantizadas las condiciones sanitarias para volver a la escuela. La cantidad de contagios sigue siendo altísima, rondando los 900 casos confirmados por día en Ciudad, y la circulación que supone el movimiento de alumnxs y familias no contribuirá a disminuirlos. Diferentes sectores de salud, agotados y con mucha preocupación nos piden que nos sigamos cuidando”

Nuevamente aparece la cuestión de las “condiciones sanitarias” sin embargo, el protocolo para la vuelta a la escuela fue realizado con el asesoramiento del Ministerio de Salud de CABA, que considera que están dadas las condiciones sanitarias para de a poco ir comenzando a volver a la escuela; la cantidad de casos si bien aún es alta, está bajando, la ocupación de casos graves en las camas de los hospitales no llega al 40%, comenzar a volver a la escuela, no implica que no podamos cuidarnos.

“Tenemos razones de sobra para argumentar que la vuelta a la escuela en este contexto no es posible; en primera instancia porque la medida propuesta apela a la responsabilidad individual de lxs docentes, estudiantes y familias del cuidado de su salud, y además porque focaliza sobre determinados grupos de alumnxs, cuestión que atenta contra el principio de igualdad educativa, aumenta la carga laboral del docente y supone una exposición imprudente de las poblaciones con más alto riesgo epidemiológico, cuyo único fin es evitar destinar en equipamiento tecnológico, mantenimiento de las instalaciones escolares, condiciones de higiene mínimas y financiamiento educativo.”


Analicemos estas razones: “la medida propuesta apela a la responsabilidad individual” ¿Acaso vos que estás leyendo esto, no sos responsable? ¿Por qué nos subestiman de esta manera? ¿En serio parece algo descabellado apelar a la responsabilidad de cada uno? Es cierto que la vuelta se focaliza en determinados grupos de alumnos, en principio los alumnos de 7mo grado y los del último año del nivel medio, una de las razones para que sean en principio esos grupos tiene que ver con que son grupos que terminan este año la escuela y se pretende que al menos tengan la chance de verse con sus compañeros en la escuela en la que compartieron tantos años por última vez, ya que egresan ¿Cómo puede interpretarse de esto, que se está atentando contra la igualdad? La idea es ir de a poco y comprobar como funcionan los protocolos ¿Acaso pretenden que vayan todos los chicos juntos para que no sea una medida que atente contra la igualdad? No parece razonable, ¿no?

“aumenta la carga laboral del docente y supone una exposición imprudente de las poblaciones con más alto riesgo epidemiológico”

Veamos lo de la carga laboral del docente, en principio hay que decir que en esta etapa la participación de un docente en las burbujas es voluntaria y demás está decir que, si algún docente es parte de la población de mayor riesgo al contagio, tiene la posibilidad de no ofrecerse o incluso solicitar que se lo exceptúe de concurrir por razones de salud. Pero eso no es todo, si un docente decide participar de una burbuja, no puede hacerlo en ninguna otra de ninguna otra escuela, por ejemplo: yo trabajo en tres escuelas, me ofrecí para las tres, pero como ya me convocaron de una, quiere decir que ya no puedo ir a ninguna otra ¿Cuál sería la sobre carga de tareas? Además, las jornadas de presencialidad en la escuela son breves, nadie va a estar un día entero dentro de la escuela.

“Lxs estudiantes que no tienen conectividad hace 6 meses y viven lejos no tienen necesidad de viajar y exponerse, ya que no estará garantizado que haya docentes de todas las asignaturas, por lo tanto, tampoco se garantiza que puedan acreditar las materias.”

La concurrencia para los estudiantes, también es voluntaria, quizás si alguno de ellos vive muy lejos, pueda preferir no ir y continuar de manera virtual si es que no pertenece al enorme grupo de los que están desconectados de la escuela. ¿Por qué rechazar la posibilidad de que concurran los que sí viven cerca y quieren hacerlo? No parece razonable. ¿no?

“Por otro lado, pedagógicamente no tiene ningún tipo de sustento ya que se propone la vuelta sólo para la vinculación entre pares, y a casi dos meses de que finalice el ciclo lectivo sostenemos que la desvinculación sería poco significativa”

La re vinculación entre pares, forma parte de un proceso mayor de socialización en el cual la escuela es un ámbito ideal, porque la escuela no es un lugar que sirve sólo para aprender los ríos de Europa o cálculos matemáticos, en la escuela se aprenden valores de convivencia, tolerancia y respeto; que no se aprenden de ningún libro, sino sólo mediante el desarrollo de los vínculos personales y si, muchos de ellos se dan entre pares. Decir que hacer esto es inútil porque total ya falta poco para que termine el año, parece más una excusa de un adolescente queriendo eludir una responsabilidad que el argumento de un docente adulto ¿En base a qué criterios quienes se oponen a volver consideran que “sería” poco significativo?

“Esta insistencia a la vuelta a clases a esta altura del año es otro “como si”, una puesta en escena por parte del gobierno para mostrarse como aperturistas, más que una genuina preocupación por el aprendizaje de los alumnos y alumnas con más carencias y problemas de conectividad.”

Este es quizás uno de los razonamientos más absurdos pero que dice mucho de quienes se oponen a la vuelta, hace referencia a “una puesta en escena por parte del gobierno”, a nosotros los que entendemos la importancia de volver a la escuela, no nos interesa como quiera “mostrarse el gobierno”, porque estamos preocupados por los alumnos, gran parte de ellos están desconectados de la escuela, no desconectados de internet sino de la escuela ¿Cuál es la preocupación genuina por los alumnos con más carencias de aquellos que hoy se oponen a volver? ¿En qué medida boicoteando el trabajo que se esta haciendo para volver piensan que puede beneficiar a esos grupos de alumnos? No parece un argumento razonable ¿no?

“Si esta preocupación realmente existiera, hubiese sido el libre acceso a la conectividad y la entrega de computadoras la forma de avanzar en garantizar la educación para todxs. Pero esto sigue sin solucionarse”

Quienes rechazan volver a la escuela, suponen que el trabajo docente puede ser reemplazado con una computadora y conexión a internet. En el aula ocurren cosas que no se dan en otro espacio, en el aula uno como docente puede ver cual alumno presta atención, quien se distrae, quien está bien o quien está bajoneado y en función de ello en el momento ir adaptando la planificación de la clase en función de lo que cada situación demande, nada de eso es posible de hacer a través de una videollamada.

“Lxs docentes tenemos muchas ganas de volver a encontrarnos con nuestros alumnxs. Queremos hacerlo, pero sin que esto suponga un riesgo para nuestra salud, la de lxs estudiantes y sus familias. Por todo lo expuesto, lxs integrantes de la Comunidad del (…), abajo firmantes, reiteramos nuestro rotundo rechazo a la vuelta a las aulas en estas condiciones”

Lamentablemente, si se oponen a volver siendo que en esta etapa la vuelta se está pensando para los últimos años, ya no va a haber otra oportunidad, porque es en este año y en estas condiciones tan especiales, que esos alumnos egresan. En cuanto a lo del “riesgo de la salud” es cierto, existe un riesgo para la salud, como también lo existe al ir al super mercado o al ir al kiosko, o al ir a la plaza, la diferencia es que en la escuela existe un protocolo pensado para minimizar esos riesgos que no existe en ninguno de los lugares que mencionamos antes. Si los docentes que rechazan la vuelta tienen tantas ganas de volver, sería más que pertinente conocer cuáles son las propuestas que tienen ¿O acaso esas propuestas sólo consisten en repartir computadoras a los alumnos desconectados?
Y por último queríamos dejar para el final un párrafo que ya casi roza lo que podría ser considerado una extorsión, presten atención al siguiente párrafo:

“En este sentido llamamos la atención acerca del protocolo con el cual se ha dispuesto esta riesgosa vuelta a actividades presenciales. A través de la resolución 370-CFE/20, el GCBA coloca de forma voluntaria la asistencia de los estudiantes en las escuelas. Es decir, que se desligan de cualquier tipo de responsabilidad ante un caso de contagio (con el agravante a que puede conllevar) entre estudiantes, familias y docentes.

Jurídicamente la responsabilidad caerá en manos de las familias que han decidido mandarlos; por lo cual, tampoco tenemos garantías ante posibles acciones legales de las familias sobre los docentes, equipos de trabajo y equipos de conducción, a partir del registro de situaciones de contagio. Somos ciudadanos y sujetos de derechos, la obligación del gobierno es cuidarnos y no estamos dispuestos a que se desentienda de su deber.”

Vamos por partes: la resolución 370-CFE/20, no es del gobierno de CABA, sino del Consejo Federal de Educación, y en el caso puntual de la CABA, se dispuso que la vuelta respecto de los alumnos sea voluntaria porque es lo más sensato ¿Cómo se supone que en un contexto como el que estamos atravesando se les imponga a los alumnos la concurrencia obligatoria? ¿Cómo pensar que a raíz de la voluntariedad de la concurrencia ello desligaría de la responsabilidad jurídica a la escuela? En cualquier tipo de circunstancia que sea, la escuela es responsable por cada alumno que ingrese en ella, por eso es que se elaboró un protocolo. Pero el “chantaje” no termina ahí, sino que pretende hacer responsable a la escuela, a las familias o a los alumnos ante el eventual supuesto de que alguno de los concurrentes contraiga el virus ¿Acaso esas personas no pueden haberlo contraído en otro lado? Nos preguntamos si acaso estos docentes que se oponen a la vuelta de la escuela cuando van al super de su barrio ¿Le dicen al dueño del mismo que si se contagian lo van a hacer a él responsable? ¿Le dicen al panadero que si se contagian en la panadería lo van a hacer responsable? El argumento es no sólo intimidatorio, sino que además es descabellado, como así también amenazar a las familias acusándolas de imputarles ser las culpables de un eventual contagio, quisiéramos saber ¿Cuál es el sustento normativo en el que se basan quienes rechazan la vuelta a la escuela para sostener que, si un alumno se contagia, puede demandar por ello a un docente o a un directivo?

Pedimos disculpas por la extensión de esta publicación, pero es que consideramos que valía la pena atender a cada uno de estos cuestionamientos, porque hay muchos directivos que realmente están con miedo por este tipo de “amenazas”, también sería bueno que por parte del gobierno hubiera señales concretas de respaldo en este sentido. El riesgo a contagiarse existe en todos lados, por eso el COVID-19 es una pandemia y por eso es que justamente se han establecido todas las medidas que se indican en el “protocolo”, más todas aquellas que de manera individual cada uno de nosotros ha incorporado a sus hábitos cotidianos.
Si realmente todos los docentes consideramos a la escuela como una institución fundamental en el desarrollo de una comunidad, en la lucha contra las desigualdades sociales, en la lucha contra la pobreza y la ignorancia, como venimos sosteniendo desde un principio la vuelta a la escuela es un imperativo ético, es muy difícil sostener un discurso acerca de la importancia de la escuela en un contexto en que cualquiera puede tomar algo con amigos en la vereda de un bar, pero los alumnos no pueden verse en la escuela con sus compañeros y sus docentes, es muy difícil sostener que consideramos a la escuela como una institución esencial pero que las mantenemos cerradas.
La magnitud de la situación requiere que en esto estemos todos juntos, no podemos permitir que la vuelta a la escuela quede atrapada en un juego perverso en el cual si ocurre una cosa unos ganan y si ocurre otra otros pierden, con las escuelas cerradas, perdemos todos. Es urgente que, por lo tanto, ya nos pongamos a trabajar todos juntos. #AbranLasEscuelas, #AulaAbierta

PROTOCOLO CFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *